AURIGA

5,00 

AURIGA

10 disponibles

SKU: 15 Categoría:

Descripción

Nosotros le llamamos en latín el Auriga, de nombre Erictonio, como pone de manifiesto Eratóstenes. Cuando Júpiter vio que había sido el primer hombre que había uncido caballos a una cuadriga, se sorprendió de que un humano hiciera frente a los inventos del Sol, pues éste había sido el primero de los dioses que había utilizado una cuadriga. En cuanto a Erictonio, como acabamos de decir, fue el primero que creó las cuadrigas, que instituyó sacrificios a Minerva y erigió un templo en la ciudadela de los atenienses. Eurípides dice lo siguiente sobre su nacimiento: Vulcano, prendado de la belleza de Minerva, le pidió que se casara con él, pero no lo consiguió. Minerva decidió esconderse en un lugar que el amor de Vulcano hizo que se llamara Hefestio. Dicen que Vulcano la persiguió, se dispuso a tomarla por la fuerza y, lleno de deseo, se acercó hasta ella para estrecharla entre sus brazos. Como fue rechazado, derramó su semen por la tierra y Minerva, movida por su pudor, lo arrojó con su pie. De ahí nació la serpiente Erictonio, que recibió su nombre de la tierra y de su disputa. Se cuenta que Minerva, ocultándola en una cestilla como los misterios, se la llevó a las hijas de Erecteo y se la entregó para que la custodiaran. La diosa les prohibió que la abrieran, pero como la especie humana es ambiciosa y trata de conseguir· más de lo que con frecuencia está permitido, las jóvenes abrieron la cesta y vieron la serpiente. Por este motivo, enloquecidas por Minerva, se arrojaron desde la ciudadela de los atenienses.

En cuanto a la serpiente, se recluyó en el escudo de Minerva y fue criada por ella. Según otros, Erictonio tenía solamente las piernas de serpiente, y en la primera etapa de su adolescencia había instaurado unos juegos en honor de Minerva, las Panateneas, y había corrido sobre una cuadriga. Por todo ello, había sido incluido entre las constelaciones. Algunos que han escrito sobre astronomía han dicho que era de nacionalidad argiva, de nombre Orsíloco, que había sido el primero en inventar la cuadriga y por este descubrimiento había ganado un lugar en el cielo. Otros consideran que era hijo de Mercurio, nacido de su unión con Clitia, de nombre Mirtilo; había sido el Auriga de Enómao, y después de su muerte, conocida por todos166, se cree que su padre colocó su cuerpo en el cielo. Sobre su hombro izquierdo se encuentra la Cabra y en el brazo izquierdo se pueden ver representados los Cabritos. De ellos se ha dicho lo siguiente: Hubo un tal Oleno, hijo de Vulcano, del que nacieron dos ninfas, Ege y Hélice, que fueron las nodrizas de Júpiter. Hay quienes dicen que fueron el motivo de que algunas ciudades se llamaran Olena en Elida, Hélice en el Peloponeso y Ege en Hemonia. A estos lugares hace referencia Homero en el libro segundo de la Ilíada. Parmenisco, por su parte, dice que hubo un rey de Creta, Meliseo, a cuyas hijas se les encomendó la crianza de Júpiter. Como ellas no tenían leche, le trajeron una cabra, llamada Amaltea, que, según cuentan, lo crió. Normalmente, la cabra paría una pareja de cabritos y los tuvo casi en la misma época en que le fue entregado Júpiter para criarlo. Así pues, se dice que por el favor prestado por parte de la madre y de los cabritos también fueron colocados en el cielo. Parece ser que Cleostrato de Ténedos fue el primero en mostrarlos en el cielo. Según Museo, Júpiter fue criado por Temis y por la ninfa Amaltea, a quienes, al parecer, su madre Ops había entregado. Cuentan que Amaltea tenía como capricho una cabrita que alimentó a Júpiter. Otros creen que Egea, hija del Sol, que superaba a muchas por la blancura de su cuerpo, tenía una mirada terrorífica contradictoria con su belleza. Por esto, los Titanes, aterrados, pidieron a la Tierra que ocultara su cuerpo. Dicen que ésta la escondió en una cueva en la isla de Creta. Más tarde fue la nodriza de Júpiter, como hemos mostrado anteriormente. Pero como el dios, confiando en su juventud, preparaba una guerra contra los Titanes, se le vaticinó que, si quería vencer, debía dirigir el combate cubierto con una piel de cabra y con la cabeza de la Gorgona, que los griegos llamaron égida. Así, después de este suceso que hemos expuesto más arriba, Júpiter, tras vencer a los Titanes, se hizo con el poder. Cubrió los huesos de la cabra con una piel de cabra, le dio vida y la representó con estrellas, encomendándola al recuerdo. Después, le regaló a Minerva el atuendo con el que había conseguido la victoria. Evemero había dicho que hubo una tal Ege, esposa de Pan, que fue violada por Júpiter y que dio a luz a un niño al que le contó que era hijo de su marido Pan. De este modo, el niño se llamó Egipán y Júpiter Egíoco. Éste, como se había enamorado de un modo desmedido, colocó en el cielo la imagen de una cabra, para conservar su recuerdo.

Información adicional

Peso 5 g
Dimensiones 18 × 13 × 1 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “AURIGA”