ORION

5,00 

ORION

9 disponibles

SKU: 25 Categorías: ,

Descripción

Hesíodo cuenta que era hijo de Neptuno, nacido de su unión con Euríale, hija de Minos. Se le concedió el don de caminar sobre las olas lo mismo que sobre la tierra. Igualmente dicen que sucedió con Ificlo, que podía caminar sobre el trigo sin romperlo. Según Aristómaco, existió un tal Hirieo, tebano, aunque según Píndaro vivía en la isla de Quíos. Como había recibido hospitalariamente a Júpiter y a Mercurio, les pidió a cambio tener algún hijo. Para ver realizado su deseo, inmoló un buey y lo puso sobre la mesa. Acto seguido, Júpiter y Mercurio le pidieron la piel que había arrancado del buey, orinaron sobre el cuero y ordenaron que la enterrara. De allí nació más tarde un niño al que Hirieo llamó Urión a partir de lo ocurrido, pero que por elegancia y por el uso se le ha llamado Orión. Cuentan que se trasladó de Tebas a Quíos y allí, enajenado por el ansia de vino, violó a Mérope, hija de Enopión. Por este hecho, Enopión lo cegó y, tras expulsarlo de la isla, se cree que llegó a Lemnos, ante Vulcano, quien le proporcionó un guía llamado Cedalión. Llevándolo sobre sus hombros, se dirigió al Sol, que le devolvió la vista, y regresó a Quíos para vengarse. Pero Orión había sido escondido bajo tierra por sus conciudadanos. Tras perder la esperanza de poder encontrarlo, Orion llegó a la isla de Creta. Allí se puso a cazar con Diana y le prometió lo que ya dijimos más arriba. Así es como consiguió un lugar en el cielo. Sin embargo, hay quienes creen que Orion había vivido con Enopión una profunda amistad y como quiso poner a prueba su deseo por la caza, también le prometió a Diana lo que dijimos más arriba. Así fue como murió. Según otros, entre ellos Calimaco313, como quiso violar a Diana, ésta lo atravesó con sus flechas y su común admiración por la caza le valió para ser colocado en el cielo. Istros, por su parte, dijo que Diana se enamoró de Orion y se cree que estuvo a punto de casarse con él. Apolo tomó esto a mal. Como a pesar de sus críticas, habitualmente no conseguía nada, tras darse cuenta de que cuando Orion nadaba sólo podía verse a lo lejos su cabeza, retó a Diana para que lanzara una flecha sobre la mancha oscura que se veía en el mar. Como ella, ante todo, quería ser considerada diestra en esta práctica, lanzó la flecha y atravesó la cabeza de Orion. El oleaje arrastró el cadáver y Diana, que se sentía muy afligida por haberlo matado, llorando desconsoladamente por su muerte, se dice que lo colocó en el cielo.

Información adicional

Peso 5 g
Dimensiones 18 × 13 × 1 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “ORION”